Balas y Cía.
Armas Pólvora Municiones Calibre Balística Glosario

 

Las armas de fuego
En su sentido más amplio y según la definición que podemos encontrar en el diccionario un arma es todo objeto o instrumento destinado a atacar y defender.
La división básica entre los tipos de arma se establece entre las armas blancas y las armas de fuego, con características diferenciales bien claras.

Clasificación de las armas

Las armas blancas pueden dividirse entre aquellas que se utilizan sin soltarlas del brazo asiéndoles por una empuñadura y aquellas otras que se lanzan o arrojan con el único impulso del brazo para herir a mayor distancia aunque siempre con menor precisión.

Se denominan armas de proyección aquellas que mediante una fuerza mecánica proporcionada por la elasticidad de materiales o bien por efecto de una reacción química permiten arrojar un proyectil quedando siempre el mecanismo de proyección en manos del cazador o tirador. Podemos subdividirlas en:

•Armas de Propulsión mecánica: como la cervatana que aprovecha el impulso del aire acumulado por el cazador en sus pulmones, el arco y la ballesta con sus flechas, que aprovecha la elasticidad de ciertos materiales y la carabina de aire compromido.

•Armas de propulsión química: como son todas las armas de fuego donde el proyectil, bien bala o bien perdigones son proyectados merced a los gases generados en la reacción de una sustancia química

Las armas de fuego

Las armas portátiles de fuego son aquellas que pueden ser portadas o disparadas por un solo individuo con objetivo de caza, tiro de precisión o defensa. Podemos subdividirlas en cortas y largas según se puedan disparar apuntando con una sóla mano (pistolas y revólveres) o se precisa de ambas amnos y en muchos casos el apoyo del hombro para dispararlas como escopetas, rifles, carabinas, mosquetones, etc.

También podemos dividir las armas de fuego según la forma en que se cargan con el proyectil o perdigones en armas de antecarga o avancarga y armas de retrocarga.

En las primeras se introduce toda la carga (pólvora, taco, proyectiles) por la boca del cañón mientras que en las segundas se introduce el cartucho directamente en la recámara.

Por el tipo de cañones utilizados las armas de fuego se pueden dividir en:

•Rayadas cuando el ánima del cañón está provisto de una serie de surcos helicoidales, apropiadas para disparar munición metálica de bala de uso en caza mayor.
•Estriadas cuando los surcos son rectos siguiendo el eje del cañón, también utilizadas para la munición metálica de bala.
•Lisas cuando no tienen ningún tipo de surco interno que se usan para el disparo de cartuchos de perdigones, sobre todo en caza menor.
La precisión de un arma de proyección es la capacidad de la misma de agrupar los proyectiles en el espacio más pequeño posible. Este término es aplicable tanto a las armas de fuego como a las armas de proyección en general como las cervatanas, hondas, arcos, ballestas y carabinas de aire comprimido.

En el caso de las escopetas que disparan proyectiles múltiples o perdigones, la precisión se mide por el agrupamiento uniforme de los perdigones en un blanco de plomeo.

Las armas de antecarga o avancarga se clasifican en función del procedimiento de encendido de las pólvoras en mecha, chispa o pistón.

Las armas de retrocarga se clasifican en fuego anular y fuego central. Actualmente salvo en pequeños calibres son básicamente de fuego central.

También podemos dividir las armas en función de su capacidad de disparo
•Un cañón - un disparo.
•Dos o más cañones - un disparo en cada uno.
•Un cañón - varios disparos.
Las armas de repetición permiten realizar varios disparos sin necesidad de alimentación, de forma consecutiva, precisando de un depósito o almacén y un sistema de alimentación para los cartuchos. Según la repetición se pueden subdividir en:
•Cerrojo.
•Palanca de guardamonte.
•Corredera.
En las armas cortas se utiliza un sistema de repetición distinto que consiste en un tambor con varias recámaras que gira después de cada disparo disponiendo la siguiente recámara alineada con el cañón.

Las armas automáticas se basan en un mecanismo de expulsión-alimentación que aprovecha la presión de los gases de la combustión de la pólvora o en mecanismos de inercia de modo que los casquillos de los cartuchos disparados son extraídas automáticamente al tiempo que se introduce un nuevo cartucho en la recámara. Los cartuchos se disparan de un modo automático mientras se tiene oprimido el disparador o gatillo.

Las armas semiautomáticas también utilizan los gases de la pólvora para expulsar la vaina e introducir el siguiente cartucho pero es necesario accionar el gatillo cada vez que se quiere disparar un tiro.